martes, 20 de diciembre de 2011

El arte sacudido por las llamas a lo largo de la Historia

Parte de 'El original de la Descripción de Egipto', encargado por Napoleón, ha quedado reducido a cenizas este sábado en El Cairo. No es la primera vez que la Historia nos deja muestras de terribles pérdidas culturales provocadas por las llamas.

  • Los enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad egipcias continúan por cuarto día consecutivo. Los disturbios de los últimos días han causado hasta el momento 11 muertos y más de 500 heridos. Pero la represión ha dejado otra víctima colateral: la destrucción del patrimonio cultural.
    En el marco de la violencia, un incendio ha destruido parte de los archivos históricos albergados en el Instituto Egipcio, donde se almacenaban documentos con hasta dos siglos de antigüedad. En este edificio se conservaba la copia original de la Descripción de Egipto, los 24 volúmenes de ilustraciones que Napoleón encargó a un grupo de científicos que le acompañaron durante su campaña en el país del Nilo. El pasado sábado los manifestantes consiguieron salvar del fuego unas 30.000 obras de las 200.000 que lo conformaban. El resto no pudo ser recuperado.

     

  • Las mayores catástrofes de la historia
    No es la primera vez (ni será la última) que la Historia nos deja muestras de terribles pérdidas culturales provocadas por las llamas de incendios.
    Una de las mayores catástrofes de la historia es la destrucción de la Biblioteca de Alejandría, aunque algunos investigadores hoy duden de su veracidad. La Biblioteca desapareció entre los años 270 y 275 d.C. debido a un incendio ocasionado por las guerras entre Julio César y Pompeyo. Se perdieron valiosos rollos de papiro que contenían una parte importante del conocimiento de aquella época.
     

  • De una manera general, los conflictos culturales de la época propiciaron una importante destrucción de libros: en el 303, el emperador Diocleciano ordenó quemar todos los libros cristianos; y los cristianos, a su vez, destruyeron las bibliotecas.


  • En Madrid, una de las mayores desgracias, fue el incendio del edificio de Medinaceli, sede de diversos institutos de ciencia y humanidades ubicado cerca del Congreso de los Diputados. La información de las perdidas recogida en la prensa de la época es confusa, para profesores, becarios e investigadores



  • supuso el fin de años de estudio.
    La tercera biblioteca más grande de Estados Unidos, la Biblioteca Pública de Los Ángeles, se incendió el 29 de abril de 1986. El fuego se prolongó durante más de siete horas. El 20% de los fondos de la biblioteca fueron dañados, con un resultado de 400.000 libros quemados. Los daños superaron los 20 millones de dólares.


  • La biblioteca de la Duquesa Ana Amalia de Weimar también sufrió daños. Un incendio destruyó cerca de 30.000 volúmenes de gran valor histórico. 40.000 volúmenes de los 120.000 que se albergaban en esta sede fueron seriamente dañados por el agua utilizada para apagar las llamas.

     

  • La guerra de Bosnia
    La cruenta guerra que vivió Bosnia-Herzegobina entre 1991 y 1995 terminó con la destrucción de más de mil mezquitas, 150 iglesias católicas, 15 iglesias ortodoxas, cuatro sinagogas y otros mil monumentos culturales, incluyendo bibliotecas, museos, archivos y colecciones de manuscritos.
    Las bibliotecas fueron las peor paradas. Unas188 bibliotecas se vieron dañadas y otras 43 completamente destruidas, como el caso del Instituto de Estudios Orientales de Sarajevo que contenía manuscritos árabes, turcos, persas y bosnios; enciclopedias, obras de historia, geografía, política, teología, filosofía islámica, obras sufíes, obras de ciencias naturales y matemáticas, de derecho, diccionarios y una colección de poesías bosnias y otomanas, desde el siglo XI al XX, toda esta riqueza cultural fue sacudida, el 17 de mayo de 1992, destruyendo toda la colección en pocas horas, constituyéndose así en lo que podría ser la pérdida cultural más grave de toda la guerra.

     

  • Desaparición del patrimonio cultural de Irak
     Durante la guerra y la ocupación, la Coalición no protegió el patrimonio cultural de Iraq dejándolo a merced de saqueadores y ladrones de arte. La Biblioteca Nacional y el Museo Nacional, junto con otras muchas importantes instituciones culturales, resultaron gravemente dañadas y fueron saqueadas durante los primeros días de la ocupación. Desde entonces, las fuerzas de la Coalición han levantado campamentos en lugares arqueológicos vulnerables y han destruido ciudades históricas durante sus operaciones militares.



  • La Biblioteca Nacional de Bagdad, que albergaba originales de un valor incalculable, fue incendiada por un grupo de saqueadores.

     
    Expolios
    Durante las guerras aparecen saqueadores y ladrones de arte haciendo realidad la afirmación de que ya no hay guerra sin expolio. El caso de la guerra de Libia no iba a ser diferente. Según confirmó la Interpol el "Tesoro de Bengasi" fue robado el pasado 25 de mayo. Se trata de una colección de piezas de la Cirene griega y romana, desde el siglo VI antes de Cristo. Una colección que nunca ha sido expuesta ni fotografiada y que llevaba escondida en el Banco de Bensasi desde 1961.
    Desgraciadamente, las piezas de este tesoro deben moverse por el mercado negro ya que al no existir fotografías resulta casi imposible identificarlas.

     
    Fuente

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario