viernes, 19 de febrero de 2010

Los misterios de Caravaggio


El 400 aniversario del fallecimiento de Michelangelo Merisi será el año en el que se empiecen a dar las primeras respuestas sobre la muerte del genio de Caravaggio.
En 1610 moría el maestro del contraluz, de ahí que Italia recuerde a través de exposiciones, obras de teatro y publicaciones a este genio de gran carácter sobre cuya vida quedan numerosas preguntas por responder.

Dónde, cómo y por qué murió son los interrogantes que los estudiosos del arte siguen sin poder responder con certeza. Por este motivo, el Comité Italiano para la Valoración de los Bienes Históricos Culturales y Ambientales decidió el pasado año exhumar los restos óseos presentes en el cementerio de San Sebastián de Porto Ercole. `Según un documento encontrado por monseñor Sandro Corradini, Caravaggio murió en el Hospital de Santa María Auxiliadora por enfermedad´, explicó a ABC Silvano Vinceti, presidente del comité investigador que este año publicará los resultados de sus estudios.

Este certificado de defunción es uno de los pocos documentos oficiales sobre la vida del pintor, pero sigue sin arrojar luz sobre las causas de la muerte. `Nosotros lo que haremos será dar respuesta a este interrogante que tanta literatura ha generado´, comentó Vinceti. El proceso llevado a cabo por el grupo de investigadores que engloba a varias universidades italianas fue primero la exhumación de los restos del cementerio que dejó de funcionar en 1956, para después individualizar los huesos compatibles con Caravaggio. `Los resultados oficiales se darán a conocer la semana que viene, pero le puedo adelantar que, de los restos exhumados, nueve cumplen con la descripción de Caravaggio´, confirmó Vinceti.

El catedrático de Antropología de la Facultad de Conservación de Bienes Culturales de la Universidad de Bolonia Giorgio Gruppione dirige el equipo de investigación que ha llevado a cabo la fase inicial de individulización de los restos óseos. `Hemos buscado características compatibles con un varón, de unos 39 años, robusto y alto´, explica.

Para conseguir identificar de esos nueve restos similares cuáles son los correspondientes a Caravaggio, `analizaremos si hay presencia de plomo, porque los pintores de ese periodo lo utilizaban para sus colores y en sus huesos quedarían restos´, señaló Gruppione. La última fase de la investigación será comparar los resultados con el ADN de los familiares del pintor. Otra tarea difícil, porque Caravaggio murió sin descendencia.

La investigación de Vinceti y Gruppione ha generado algunas dudas en la comunidad científica, a las que responden señalando que `la identificación de los huesos de una persona es un servicio que hacemos para revalorizar la memoria de grandes personajes del pasado, si se hace con respeto y deseo de conocer el pasado y la propia historia´.

Fuente: abc.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario