sábado, 5 de diciembre de 2009

El legado de Presedo Velo da sus frutos en el Valle de los Reyes



José Miguel Serrano, discípulo del gran egiptólogo gallego, halla en Luxor la cámara funeraria del noble Djehuty.

El catedrático gallego Francisco José Presedo Velo, pionero del orientalismo en España y uno de los egiptólogos con más prestigio del país, estaría orgulloso si pudiese ver los logros cosechados por uno de sus discípulos más avezados. Fallecido en el año 2000, este erudito de Cos (Abegondo) fue profesor de José Manuel Serrano Delgado, quien actualmente trabaja en una de las zonas de excavaciones más exclusivas del mundo: la necrópolis de Dra Abu el Naga, a la entrada del Valle de los Reyes (Luxor), en la antigua Tebas.

`Presedo fue mi tutor y maestro en la Universidad de Sevilla y, además de ser un gran profesor, fue la persona que me dio la primera oportunidad para poder desarrollar mi carrera como egiptólogo´, explicaba Serrano el pasado jueves en la Facultad de Humanidades de Ferrol, adonde acudió para hablar sobre momias, faraones y guerras.
Además de reivindicar la figura del catedrático gallego, en el campus ferrolano Serrano también habló de los últimos hallazgo del proyecto Djehuty, del que es cofundador y subdirector. Esta expedición arqueológica -una de las misiones estrella de la actual egiptología española-, tiene por objetivo desenterrar los secretos de las tumbas de Djehuty y Hery, dos nobles que vivieron durante la dinastía XVIII (hace 3.500 años).

La campaña del pasado mes de enero, la octava, fue una de las más fructíferas en la historia del proyecto, puesto que el equipo que comanda Serrano junto a José Manuel Galán, el director, consiguió localizar la cámara funeraria de Djehuty, decorada con dibujos y jeroglíficos de pasajes de El libro de los muertos , el texto funerario por excelencia de la cultura egipcia. `Para nosotros, este hallazgo ha sido una auténtica lotería, porque los egipcios no solían decorar las cámaras en las que estaban las momias y, además, la que hemos hallado es una de las copias más antiguas de El libro de los muertos´, apunta Serrano.

Tras este espectacular hallazgo, el equipo se prepara ahora para la novena campaña del proyecto, que comenzará en enero y se prolongará hasta mediados de febrero. `Nuestro objetivo se centra ahora en excavar y limpiar la cámara de Djehuty, porque en la pasada campaña solo la localizamos, y también vamos a empezar a trabajar en la tumba de Hery´, apunta el profesor ilusionado. A pesar de la imagen romántica de que goza su profesión, Serrano asegura que el día a día de un arqueólogo es en realidad muy duro. `Otras campañas se prolongan durante tres meses, pero la nuestra dura la mitad, así que tenemos que aprovechar muy bien el tiempo: trabajamos al doscientos por ciento, desde el amanecer hasta la noche, pero merece la pena´.
Tanto trabajo ha hecho posible que el equipo se haya topado con descubrimientos sensacionales, como la propia tumba de Djehuty, pero también con algunos sarcófagos, joyas de oro milenarias, muchas momias y un retrato frontal único de un faraón. Hallazgos, en definitiva, que han colocado a España en la élite de la egiptología. `Antes nos llevaban la delantera países como Francia, Gran Bretaña o Alemania, pero ahora la arqueología española en Egipto ya no va a remolque. Nos hemos situado a su mismo nivel y tenemos una posición muy digna´, advierte Serrano. Lo dicho. Presedo Velo estaría orgulloso de sus herederos

No hay comentarios:

Publicar un comentario