sábado, 10 de agosto de 2013

Un hallazgo arqueológico conmueve a Chile

Un asentamiento humano de 12.790 años de antigüedad fue hallado en el interior del desierto chileno de Iquique, 1.800 kilómetros al norte de Santiago.


Se trata del asentamiento más antiguo de esa zona lindante con Bolivia y Perú, cuyo hallazgo apoya la tesis de que el poblamiento americano ocurrió de norte a sur según un estudio que se publicó en la revista Quaternary Science Reviews. El hallazgo, realizado por un equipo de investigadores chilenos de nueve universidades del país y Estados Unidos, incluye más de mil piezas entre puntas de proyectil, cuchillos, raspadores de piedra, estólicas (una especie de lanzadera de madera), conchas marinas y piedra volcánica.
 
Hace más de 12.000 años, el desierto de Atacama era tan árido como ahora. Pero hacia la cordillera, las intensas lluvias permitían que los recursos hídricos bajaran por las quebradas y que en ellas crecieran árboles como pimientos, sauces, algarrobos y tamarugos.
 
Así era Quebrada Maní, hoy en pleno desierto en el interior de Iquique, donde fue hallado el asentamiento, un siglo más antiguo que Tuina 1 (en Antofagasta, 500 kilómetros al sur de Iquique), que ostenta el registro de mayor data en la zona norte. El más antiguo sigue siendo Monte Verde, en la Región de Los Ríos, 900 kilómetros al sur de Santiago, que con 14.420 años es el más viejo de América.
 
"Esto habla de que eran personas que dominaban el paisaje de una manera increíble, que podían desplazarse desde el mar a la cordillera o que tenían intercambio con otros grupos", explicó en una entrevista publicada hoy por el diario La Tercera Claudio Latorre, investigador del Instituto de Ecología y Biodiversidad y de la Universidad Católica.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada