lunes, 5 de agosto de 2013

El arte que sobrevivió al expolio

Una treintena de obras de arte de León han sido recuperadas en las tres últimas décadas por las fuerzas policiales.


Para aquellos que quieren hacer negocio con el arte, la provincia de León ha sido un gran botín. No son pocas las iglesias, monasterios y ermitas que se han visto expoliadas y los leoneses han sido testigos en varias ocasiones de estos saqueos. Algunos de los robos son recuperados y tienen un final feliz, pero, por desgracia, muchos otros no se recuperan.
 
Una de las operaciones más importantes fue la recuperación del Libro de las estampas, robado en la Catedral de León en el año 1969, y recuperado en Inglaterra en el 1977. El proceso se llevó a cabo en una intervención de la Interpol. En esta operación el códice no volvió del todo completo, puesto que aún falta la imagen de Ordoño II.
 
Otro caso significativo es el de la iglesia de Arenillas de Valderaduey, que ha sufrido al menos tres robos documentados en las tres últimas décadas. El primero tuvo lugar en 1985, cuando fueron saqueadas varias piezas, aún en paradero desconocido. Los otros dos asaltos se correspondieron con la talla que representa el nacimiento de San Juan. La obra fue robada y recuperada en dos ocasiones. El primer asalto tendría lugar en 2005, robada junto con algunos objetos más. Recuperada en el mismo año, se piensa que las personas que llevaron a cabo el asalto a la iglesia la acabarían abandonando en un monte de Zamora al verse sorprendidos por un control policial. El segundo robo tuvo lugar en el año 2008, una vez restaurada la pieza y devuelta a la iglesia. No se ha vuelto a saber nada de la pieza.
 
Exitosas devoluciones
En el 2002, la denominada Operación Silo culminaría con la detención de dos burgaleses, a los que se encontró más de 4.000 piezas arqueológicas que procedían de diversas yacimientos, algunos de ellos situados en la provincia leonesa. En el año 2005 el entonces subdelegado del Gobierno, Francisco Álvarez, hizo entrega a las localidades de Fuentes de los Oteros y Villamoratiel de unas piezas artísticas incautadas en el mes de junio en Segovia.
 
El pueblo de Fuentes de los Oteros recuperó la talla de San Juanín, datada del siglo XVII; mientras que Villamoratiel de las Matas recibiría de la mano del subdelegado una obra que versa sobre la decapitación de San Juan Bautista, otra sobre el Bautismo de Jesús, y cuatro columnas policromadas de estilo barroco. Pero los datos confirman que el 2005 sería aún más relevante en lo que a la recuperación de obras de arte se refiere, puesto que en abril de ese mismo año la Guardia Civil recuperó el antiguo reloj de la Catedral, fechado en torno al siglo XVI. Fue decomisado a un anticuario de León que lo puso a la venta en Internet, lo que finalmente llevó a los agentes a dar con la obra. La esfera del reloj fue entregada en abril de 2005 al Museo Catedralicio.
 
En el año 2010, la Policía recuperó varias tallas de arte en León capital. La investigación fue iniciada tras recibir un anónimo con datos precisos sobre los traficantes y consiguió recuperar, entre otras tallas, una vasija datada en torno al año 1.500 a.C., marfiles y algunas tallas románicas. La última talla recuperada ha sido un busto de Marco Aurelio, que se encontraba en la fachada de la iglesia de San Pedro de Quintana del Marco. La pieza fue encontrada en la provincia de Sevilla a finales del pasado mes de julio.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada