lunes, 11 de enero de 2010

Descubren 18 momias en cueva



"Cueva del Gigante", en el rancho El Manzano, a unos 40 kilómetros de La Junta.

El reciente hallazgo, que indica se trata de un cementerio con antigüedad de aproximadamente dos siglos, despertó mil conjeturas, pero también la famosa Leyenda del Gigante que devoraba a niños, al que un día tuvieron que envenenar por su peligrosidad. Son al menos 18 momias, aunque al parecer por la profundidad del suelo de la Cueva del Gigante puede haber más, que fueron halladas cuando tres jóvenes lugareños usaban un aparato buscador de tesoros y empezaron a notar señales extrañas. Al momento de ir excavando encontraron cuerpos momificados de niños, hombres, mujeres y animales.

Johnatan Fernando Cera Armendáriz, Roberto Carlos Campo Hernández y Henry Alem Hernández Rascón nunca imaginaron lo que encontrarían, lo que en un principio fue una alerta policiaca y militar, puesto que se pensaba que eran 18 ejecutados y escondidos en la cueva que se encuentra en el rancho El Manzano, a unos 40 kilómetros de La Junta, Chihuahua.

A una altura de unos 10 metros, como si fuera la boca del monte más alto del lugar, accediendo por una peligrosa repisa, se encuentra la caverna. En el piso estaban colocadas unas 4 momias, varios cráneos y unos pequeños cuerpos como de bebés, aunque con una dentadura muy desarrollada, lo que hace creer por otra parte que se trataban de enanos o pigmeos. Los jóvenes que iniciaron la aventura dijeron que el hallazgo lo hicieron el pasado lunes, cuando supusieron que hallarían un tesoro, de esos que cuentan en tantas narraciones de los lugareños y que corren leyendas de cómo grandes fortunas, producto de asaltos o de la Revolución, fueron enterradas en socavones o precipicios de esa pequeña sierrita.

Lo primero que sacaron a la superficie fue una olla de barro que contenía cenizas y huesos, y al ir excavando se dieron cuenta de que eran cuerpos momificados, unos 18 que se encontraban ubicados de manera circular, como si fuera un antiguo cementerio. `Había dos cuerpos, como de una pareja y en medio un cuerpo pequeño envuelto en una manta de palmilla, y llamó la atención que uno de los cuerpos mostrara su cráneo deformado como por un golpe y la pequeña momia de lo que pudiera ser un pequeño roedor´, expresó Johnatan. Dijo que unos cuerpos se encontraron encima de otros, como si hubiera diferentes niveles separados con una capa de barro, cáscaras de pino y palmerillas tejidas; hubo otro casi al ras del suelo atado de pies y manos.

El reporte que se dio a las autoridades en un principio se tomó como una alarma, al suponer que se trataban de ejecutados y encobijados, por lo que acudieron unidades de ministeriales, municipales, militares y el alcalde de Guerrero, quienes resguardaron el lugar en espera de especialistas antropólogos que pudieran determinar la dimensión histórica del hallazgo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada