domingo, 6 de diciembre de 2009

Hallazgos arqueológicos bajo el Palacio de Boadilla frenan el proyecto de la SGAE



El sueño del presidente de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), Eduardo Bautista, de convertir el Palacio del Infante Don Luis, situado en Boadilla del Monte, en la nueva sede de la entidad de gestión va a tener que esperar.

El motivo, el reciente hallazgo de unos restos arqueológicos que hacen inviable parte del proyecto de rehabilitación (en el que iban a invertir 30 millones de euros) del edificio y los jardines presentado por la SGAE. El edificio, uno de los pilares del emporio cultural ARTeria, estaba previsto que se inaugurara en 2011.

Según ha podido saber este periódico, el pasado 27 de noviembre la Comunidad de Madrid le hizo llegar un informe realizado por los técnicos de la Dirección General de Patrimonio al Ayuntamiento de Boadilla del Monte en el que le informaba que el proyecto de la SGAE había quedado en suspenso al haber encontrado los arqueólogos importantes restos en el subsuelo de este conjunto monumental declarado Bien de Interés Cultural y, por lo tanto, protegido.
Los técnicos, a los que el ayuntamiento madrileño remitió el proyecto de la entidad para su estudio, han concluido que la propuesta debe modificarse, eliminando parte de las obras previstas e introduciendo limitaciones a otras con el objeto de salvaguardar este complejo.

Consideran que la construcción de 9.000 metros cuadrados de equipamientos culturales bajo el jardín histórico supondría la desaparición de éste y de los restos arqueológicos encontrados bajo la superficie (un complejo sistema de conducciones de aguas, contemporáneo a la construcción del palacio y en excelentes condiciones de conservación; elementos constructivos originales del edificio; restos constructivos que pueden pertenecer a un palacio anterior conocido como Palacio de las Dos Torres; restos de una estructura hidráulica, o noria; pozos de acceso y ventilación del sistema de galerías que canalizan las aguas bajo el parterre; la base de la fuente ubicada en el centro del parterre de la primera terraza -con una monumental infraestructura de apoyo en el terreno realizada en fábrica de ladrillo-; o el sistema de galerías abovedadas excavadas en mina bajo el cimiento de la propia fuente).

Estos hallazgos desaparecerían con la construcción bajo el jardín de salas de conferencias, auditorio, biblioteca y equipamiento educativo, como prevé el plan de la SGAE, que propone el vaciado casi completo de la Primera Terraza o Parterre y la creación de dos grandes fosos en la Segunda Terraza.

El proyecto de la entidad contempla, una vez terminados estos equipamientos, recrear encima el Jardín Histórico. Una propuesta que no ha pasado el examen de los expertos. Según un dictamen de la Dirección General de Medio Ambiente, que recoge Patrimonio Histórico, el diseño de reconstrucción propuesto es incompleto y advierte `que la escasa profundidad de suelo reservada a la vegetación hace inviable el desarrollo de la vegetación de gran porte´, típico de este tipo de jardines (estilo francés). A esto se añade que las excavaciones podrían suponer la desaparición de las galerías de drenaje, elementos protegidos que deben mantenerse para garantizar la supervivencia del jardín. Por otro lado, los técnicos rechazan el empleo de elementos ajenos a la naturaleza del Jardín Histórico, como lucernarios, respiraderos, escaleras o casetones de ascensores, en la recreación propuesta.

Fuente: abc.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada