miércoles, 23 de diciembre de 2009

El barroco valenciano refulge más dorado



La Fundación Luz de las Imágenes cumple 10 años con una exposición en tres iglesias de Valencia.

Blancos brillantes y dorados refulgentes. Tres iglesias de Valencia han abierto sus puertas, con estridente repique de campanas a la entrada del arzobispo Carlos Osoro y del presidente Francisco Camps, para mostrar el barroco valenciano en todo su esplendor. Volutas, filigranas y formas sinuosas elevadas a categoría de arte tanto en elementos arquitectónicos como en las más de 300 obras, entre pinturas, esculturas, telas, documentos y piezas de orfebrería, que componen la muestra, de las cuales 144 se han restaurado para la ocasión.

Con la exposición La gloria del barroco, la Fundación La Luz de las Imágenes, creada por la Generalitat para restaurar el patrimonio, fundamentalmente religioso, de la Comunidad Valenciana, cumple diez años de vida, que se conmemoran con una exposición paralela en L´Almodí de Valencia. En esta muestra se describen los trabajos realizados en una década en 48 edificios de toda la geografía valenciana y que han supuesto también la restauración de 2.500 obras de arte.

El recorrido de la exposición lleva al visitante por el casco histórico de Valencia, y pasa por tres de las iglesias más antiguas de la ciudad, que han requerido un concienzudo trabajo de restauración tanto de sus elementos estructurales como ornamentales. En la Iglesia de San Esteban Protomártir (plaza de San Esteban, 5), en la que la tradición cuenta que se casaron las hijas del Cid, la exposición se centra en la pintura barroca valenciana, con obras de José de Ribera, Vicente Castelló, Gregorio Bausá, Pablo Portons, Urbano Fos, Vicente Giner, Vicente Salvador Gómez, Esteban March e incluso un par de lienzos atribuidos a Rubens y su taller. En la muestra destacan los cuatro lienzos de Jerónimo Jacinto de Espinosa que adornan la parroquia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada